Inicio
 

Cocinas industriales

HOME

 
 
 

Cocina industrial de segunda mano

La compra de cocina industrial de segunda mano puede ser una excelente opción para ahorrar dinero y asegurarse de tener una cocina que dure para siempre. La cocina industrial de segunda mano suele llamarse a la cocina usada o que tuvo que arreglarse en alguna parte por fabricación defectuosa. La ventaja de estas cocinas industriales es que hasta siendo de segunda mano son mejores que las cocinas convencionales. Además de aportar durabilidad y resistencia, tienen excelentes características y resultados en lo que concierne a la cocción y preparación de los alimentos.

cocina industrial de segunda manoUna cocina industrial de segunda mano puede darnos en la intimidad de nuestro hogar, una pizza a la piedra recién salida del horno como las que se puede disfrutar en una pizzería donde un maestro pizzero pone toda su creatividad y habilidades para sorprendernos. Lo que posibilita esta ventaja es que el horno de la cocina industrial de segunda mano está recubierta por ladrillos refractarios que producen una distribución del calor más uniforme y envolvente. Los amigos de estas cocinas tienen algunas cuestiones que creen que son las principales razones por las cuales es mejor adquirir una cocina industrial antes de una convencional. Lo principal es que las cocinas convencionales suelen empezar a tener fallas en el cerrado a los dos años de su adquisición.

Asimismo, las cocinas hogareñas, comunes, tienen precios exorbitantes cuando en realidad no están fabricadas con productos y materiales de calidad sino con chapas y aluminios que no son los indicados para una cocina de uso intensivo. Las cocinas convencionales tampoco son del todo satisfactorias en relación con el fuego con el que trabajan los quemadores y el horno. Muchas veces a poco tiempo de adquirir una cocina nos cuesta encender el horno ya que al prenderlo se apaga instantáneamente si dejamos de presionar la perilla de la hornalla. Estos problemas no existen con las cocinas industriales ni tampoco con la cocina industrial de segunda mano. Estas últimas son las mejores opciones para tener una cocina de calidad que no nos signifique problemas o llamadas constantes al gasista o reparador de cocinas. Una cocina industrial de segunda mano nos va a proporcionar todas las comodidades necesarias, para experimentar la gastronomía del modo más placentero posible y sin gastar demasiado dinero.

Precios de la cocina industrial de segunda mano

Podemos conseguir una cocina industrial de segunda mano por no menos de ciento tres euros en algunos portales de subasta de internet, o bien concurrir a remates u outlets de equipamientos gastronómicos. Para quienes tienen restaurantes, bares, locales de comidas rápidas u hoteles, estos sitios son los mejores para adquirir todos los equipos necesarios para poder armar un local de comidas lo suficientemente preparado para recibir al cliente como se merece. En estos mismos lugares se pueden conseguir por precios bastantes similares cintas de transporte, amasadoras, mostradores, batidoras de helado, fábricas de pastas, heladeras, heladeras de carnicería, bateas, mesadas de acero inoxidable, cortadoras, etc.

fogon industrial de segunda manoLos outlets de equipamientos gastronómicos o locales de equipamientos industriales de segunda mano son el paraíso para los compradores que quieren completar su negocio con todos los elementos necesarios. Otra cuestión importante en la cocina industrial de segunda mano, es poder diferenciar qué tipo de cocina es la que necesitamos para poder hacer frente a los requerimientos de nuestro hogar, negocio o lo que fuese. En muchas ocasiones, atraídos por el precio, los clientes terminan comprando cocinas que no necesitan sólo porque entraban dentro del presupuesto que tenían predestinado para la compra. Y esto no es negocio. El negocio está justamente en poder comprar lo que necesitamos al menor precio posible.

Por lo general, la cocina que tenemos que comprar para una casa es una cocina industrial simple de cuatro hornallas o dos hornallas con plancha bífera lomitera y horno pizzero. Más que eso es casi imposible de usar en una casa. Lo importante es que la cocina tenga el calor necesario para que sea envolvente y se distribuya uniformemente. De este modo tendremos la comida que queremos con un mínimo de esfuerzo. Por eso, como decíamos, es importante establecer y dejar en claro las necesidades que vamos a tener en función de nuestra actividad normal dentro de la cocina.

Una vez pensadas estas cuestiones, sí es posible recurrir a un local y dejarse tentar con la variedad de opciones y diseños disponibles. Una freidora, por más tentadora que sea, no es un implemento útil para una casa. En definitiva, si lo que queremos es cocina en nuestras casas o restaurantes de una forma rápida, segura y de calidad, lo que tenemos que hacer es adquirir una cocina industrial de segunda mano, ya que nos va a garantizar calidad, durabilidad, resistencia y sobre todo un bajo coste que pronto se amortizará en el uso de gas que ahorremos sólo por el hecho de utilizar esas cocinas.

 
[C- www.industriales.ws /*/ Atencion: Contenidos presentes registrados bajo derechos de autor /*/ Contacto ]